II Perfil de la mujer en minería

La mitad de las mujeres que trabaja en minería cree que su trabajo es incompatible con la maternidad 

Por segundo año consecutivo, Vantaz y la agrupación gremial Women in Mining (WIM) Chile elaboraron el Perfil de la Mujer en Minería para conocer la realidad de ellas en la industria y cómo potenciar su participación en el rubro.

Además de analizar el perfil de las mujeres que se desempeñan actualmente en el sector, el reporte incluye un apartado con información sobre quienes alguna vez trabajaron en la industria y abandonaron el rubro. Según el estudio un 28% de ellas abandonaron el sector por el ambiente laboral o la falta de equilibrio entre su vida personal y profesional.

“Con este análisis quisimos indagar en la visión que ellas tienen de la industria y qué medidas consideran adecuadas para elevar la participación femenina en la minería”, afirma Juan Cariamo, socio de Vantaz.

Claudia Monreal, presidenta de WIM Chile, agrega “si queremos retener el talento femenino, necesitamos tener información concreta de cuáles son sus inquietudes y necesidades”. En este sentido, el perfil también incluye información sobre quienes estudian carreras relacionadas con el sector.

Revisa las principales conclusiones del estudio.

“Si bien la industria ha mejorado algunas condiciones para que exista una mayor compatibilidad entre la vida laboral y la vida familiar, este factor sigue complicando la permanencia de la mujer. Esto se debe a dos razones: en primer lugar, no siempre están las redes familiares presentes tan bien estructuradas y, en segundo término, tampoco hay tantas facilidades en el trabajo para hacerlo”, afirmó Cariamo.

En cuanto al primer punto, el experto detalló que políticas públicas como la sala cuna universal podrían ser un gran aporte. En tanto, las jornadas flexibles también podrían ayudar a tener un mejor equilibrio entre el trabajo y la crianza.

El estudio evidenció que más de la mitad de las mujeres (52%) opina que aún están al debe en los procesos de crecimiento profesional en la industria. En ese sentido, un 57% de las sondeadas está a favor de desarrollar planes estratégicos de igualdad de oportunidades y acciones a nivel organizacional que incluyan una cuota mínima de participación.

Respecto del impacto de la minería en su vida personal, un 38% cree que trabajar en el rubro es positivo en todos los aspectos, mientras que un 52% dice que el mayor perjuicio es el distanciamiento de la familia por los turnos y largas jornadas laborales.

Según el reporte, un 60% de las mujeres se desempeña en una compañía minera y un 53% cuenta con al menos 8 años de experiencia en el sector. De este último grupo, un 9% lleva más de dos décadas en la industria.

En cuanto a los roles que desempeñan, el reporte constató que sólo un 11% está en cargos de gerencia y apenas un 3% ocupa un puesto en los directorios. En esa misma línea, un 60% de las encuestadas manifiesta que no ha sido promovida en su empresa.

Un 35% de las mujeres maneja un presupuesto anual. De este segmento, casi la mitad (48%) administra fondos por entre US$ 10 mil y US$ 1 millón.

Si bien un 40% declara tener trabajadores bajo su responsabilidad, la gran mayoría (88%) está a cargo de menos de 25 personas. Un poco más de 5% de ellas tiene bajo su supervisión a más de 50 empleados.

“Es cierto que están entrando más mujeres a la minería, pero la mayoría está en una situación de estancamiento, lo que no se condice con su nivel de preparación. En ese sentido, la fuga de talento se relaciona con la falta de proyección de crecimiento profesional”, explicó Monreal.

PRINCIPALES RESULTADOS DE LA MUJER QUE TRABAJÓ EN MINERÍA

Perfil socioeconómico:

  • Un 71% tiene entre 30 y 49 años
  • Un 80% abandonó el rubro en los últimos cuatro años
  • Un 55% cuenta con un título profesional y un 31% tiene un posgrado
  • Un 38% se declara soltera y un 28%, casada
  • Un 45% era madre al momento de trabajar en minería. De este grupo, la mayoría (64%) tenía un hijo
  • Un 89% compartía el cuidado de los hijos

De las mujeres que ya no se desempeñan en la minería, un 53% trabajó en el sector entre dos y 12 años, mientras que casi un 17% estuvo menos de dos años en el rubro.

En casi la mitad de los casos (47%), el último empleo en la industria fue en una compañía minera. Un 35,2% de las encuestadas se desempeñaba como jefa, coordinadora o supervisora, mientras que un 20% lo hacía como profesional de apoyo.

Si bien más de la mitad (55%) tuvo personal a cargo, la mayoría (68%) tenía bajo su supervisión a entre uno y 10 empleados.

Respecto de la razón para dejar la minería, una de cada cuatro señaló que fue desvinculada. Por su parte, un 28% indicó que la búsqueda de un balance entre la vida personal y el trabajo o el ambiente laboral fueron las principales causantes de su salida del rubro.

En cuanto a las medidas que debería tomar la industria para impulsar la participación femenina,  un 56% estima que se deberían desarrollar planes estratégicos de igualdad de oportunidades o acciones a nivel organizacional que incluyan una cuota mínima para ellas.

En tanto, un 55% de las mujeres que ya no trabajan en minería considera que las condiciones no están dadas para compatibilizar su empleo con la maternidad.

PRINCIPALES RESULTADOS DE LA MUJER QUE ESTUDIA ALGO RELACIONADO CON MINERÍA

Perfil socioeconómico:

  • Un 55% tiene entre 24 y 30 años
  • Un 32% proviene de la zona central
  • Un 76% se declara soltera
  • Un 45% estudia ingeniería
  • Un 36% escogió la carrera por interés vocacional
  • Un 57% desea trabajar en una empresa minera
  • Un 41% está interesada en trabajar en operación en mina o en planta